EPI / EPM ECOGUIADA

La electrólisis percutánea intratisular/musculoesqueletica (EPI/EPM) es una técnica de fisioterapia invasiva altamente eficaz en el tratamiento de patología del aparato locomotor. Consiste en punciones sobre el tejido dañado mediante el uso de agujas macizas de 0,30mm (empleadas comúnmente en acupuntura), a través de la cual se aplica una corriente galvánica.

En el caso de deportistas, gracias a EPI, muchas lesiones tendinosas crónicas que no avanzan con un tratamiento conservador (ultrasonidos, cyriax, masaje, microondas, etc.) mejoran en plazos más cortos y permiten una vuelta a la actividad normal.

¿Por qué decidimos guiar la técnica mediante ecografía?

Utilizamos un equipo ecográfico porque a través del mismo obtenemos una imagen a tiempo real de la zona lesionada y por tanto nos permite dirigir la aguja a la localización exacta.

¿Qué efectos tiene la EPI?

Con la aplicación de EPI, conseguimos producir una lisis (rotura) del tejido lesionado (tejido malo) y creamos un medio ambiente en la matriz extracelular óptimo para favorecer una respuesta adecuada para la regeneración de la lesión (optimizamos el ambiente celular para una mejor y más rápida regeneración), es decir, generamos una especie de lavado de sustancias “malas” y que no favorecen al correcto funcionamiento del tejido. Además otro efecto interesante que provoca es un efecto inflamatorio que activa el proceso de regeneración biológico natural del organismo (necesario para recuperar una lesión), que anteriormente ha fracasado y por ello el tejido se ha lesionado.

Estos efectos combinados con ejercicios excéntricos específicos durante la fase de remodelación (curación) del tejido (junto con otras modalidades de ejercicios), hacen de esta técnica una herramienta fundamental en el tratamiento de patologías musculares (roturas musculares, fibrosis cicatricial muscular…), de tendón (tendinosis, tenosinovitis, fasciosis plantar…), etc. Para más información sobre la EPI puede visitar el sitio oficial de la técnica: www.epiadvanced.com

¿Qué lesiones podemos tratar con esta técnica?

  • Lesiones Musculares (Roturas Agudas y/o crónicas)
  • Hombro Doloroso (lesiones en el manguito rotador)
  • Tendinopatías en: rodilla (Tendón Rotuliano, Cuadricipital), Tendón de Aquiles, Cintilla iliotibiar (cintilla del corredor), tendón de la pata de ganso, Tendón isquiotibial, etc.
  • Lesiones de codo (tendón epicóndileo, epicondilitis, codo de tenista– epitroclear, epitroclítis, codo de golfista)
  • Lesiones de ligamentos (esguinces de rodilla y tobillo)
  • Fasciosis (plantar, rotuliana, aquilea…)
  • Neuropatías compresivas (túnel del carpo por atrapamiento del mediano o ciatalgia por compresión del nervio ciático)
  • Lesiones en columna vertebral (Hernia discal lumbar)
  • Periostitis tibial (típica del corredor)
  • Pubalgia

La eficacia de la EPI y sus efectos ya han sido demostrados en procesos de carácter degenerativo como las tendinosis del tendón rotuliano (Valera F, Minaya F, 2009), las epicondilitis (epicondilalgias, “codo de tenista”…) (Valera F, Minaya F, Sánchez JM, 2010, 2012; Minaya F, Valera F, 2013, 2014), las pubalgias y las fascitis plantares (Sánchez JM, Valera F, Minaya F, 2011).