OTROS SERVICIOS

NEUROMODULACIÓN

ELECTRO-PUNCIÓN, ESTIMULACIÓN ELECTRICA PERCUTÁNEA.

Son técnicas en las que la aguja recibe una estimulación eléctrica, estas surgen de la unión de la estimulación mediante la aguja y el efecto que esta tiene al atravesar los tejidos, con la unión de una corriente eléctrica tipo TENS. Esto consigue una mayor analgesia y una mayor limpieza de sustancias “malas” dentro del musculo, ya que con la contracción muscular inducida por la corriente conseguiremos un efecto de bombeo limpiando el musculo de las diferentes sustancias del organismo que causan una hiperalgesia (dolor). Además también conseguiremos otros efectos como son la mejora de la microcirculación, efecto antiinflamatorio y disminución del tono aumentado de la musculatura lisa.

En la neuromodulación así como en el resto de técnicas con estimulación eléctrica, uno de los objetivos que persigue la estimulación eléctrica es producir una respuesta inflamatoria inmediata e iniciar los sistemas de autodefensa del cuerpo en respuesta a la patología y daño celular. De esta forma el cuerpo actúa generando sustancias antiinflamatorias y mecanismos autologos de control del dolor. Además se genera una activación de las aferencias de pequeño diámetro (“pequeñas terminaciones nerviosas”), provocando una contracción muscular y una actividad de los receptores del grupo de aferencias tipo 3. Se van a producir dos mecanismos, uno por medio de mecanismos analgésicos extrasegmentales y otro mecanismo de analgesia segmental por medio del llamado mecanismo de la puerta de contro (gate control), por el que un estímulo nervioso mecánico (aguja y corriente eléctrica) va a predominar sobre otro sensitivo (dolor), “engañando” a nuestro cerebro y produciendo analgesia.

Otro tratamiento que nos permite la estimulación eléctrica es trabajar el tejido adyacente a los nervios con el fin de liberar posibles adherencias, además mediante guía ecográfica podemos situarnos con la aguja en el tejido que envuelve al nervio y estimular eléctricamente con el fin nuevamente de liberar este tejido de posibles compresiones. Este tratamiento iría dirigido a patologías en las que se viese afectado un nervio por cualquier tipo de compresión.

MESOTERAPIA

La mesoterapia es la aplicación de sustancias procedentes de la homotoxicología y la homeopatía, con capacidades terapéuticas, mediante una aguja hueca en la dermis.

La dermis es una de las tres estructuras fundamentales de la piel. Está constituida por tejido conectivo, atravesada por vasos y nervios, que junto con la población celular residente de carácter inmunológico la hacen el lugar idóneo para la estimulación de vías nerviosas, vasculares e inmunoendocrinas.

La mesoterapia sirve para estimular la curación natural, regular los procesos inflamatorios, regenerar el tejido dañado, regular los reflejos neurales y estimular la circulación sanguínea, la vía endocrino-inmunológica y los mecanismos de detoxificación.

A través de la mesoterapia se obtiene muy buenos resultados en diferentes patologías del aparato locomotor, como son: la tendinopatía, bursitis, dolores articulares, esquinces de tobillo, etc. Tiene una gran eficacia en la reducción del edema e inflamación posterior a un esguince de tobillo.

PUNCIÓN SECA

La Punción Seca consiste en la introducción de una aguja estéril de acupuntura, en una banda tensa muscular situada dentro del PGM, con el objetivo de destruir la placa motora, estimular el receptor muscular (huso neuromuscular) disminuyendo de forma inmediata el dolor y produciendo una relajación muscular refleja, con aumento de la elasticidad muscular.

La característica de ser una técnica local con la que llegamos hasta el PGM de forma directa, hace de la misma una de las técnicas más efectivas en el tratamiento de las patologías musculares que cursan con dolor, limitación de la movilidad, rigidez, acortamiento, falta de fuerza, etc.

Además nuestro equipo de fisioterapeutas incorpora a esta técnica de punción seca la guía mediante ecografía, con lo que conseguimos realizar una técnica segura y dirigida al punto concreto dentro del musculo.

Los puntos gatillo miofasciales (PGM) están comenzando a ser reconocidos como un componente esencial de las extremadamente comunes disfunciones neuro-músculo-esqueléticas. Ningún paciente con síntomas musculoesqueléticos ha sido atendido correctamente si no se le ha realizado una adecuada historia clínica y examinado sus músculos en busca de los PGM que puedan estar contribuyendo significativamente a sus quejas en la esfera sensorial, y a sus habituales disfunciones musculares, tales como la inhibición, refleja que se presenta como debilidad muscular, aunque es raramente atribuida a los PGM.

Además, aquellos múltiples factores capaces de perpetuar los PGM y las disfunciones asociadas deben ser identificados y se han de tomar medidas correctivas.

La punción seca es una técnica muy efectiva en el tratamiento del dolor miofascial, específicamente en el tratamiento de los PGM.

FIBROLISIS DIACUTÁNEA (GANCHOS)

La Fibrólisis Diacutánea, es una técnica instrumental de fisioterapia indicada para el tratamiento de las algias mecánicas del aparato locomotor por la destrucción de adherencias y corpúsculos irritativos inter-aponeuróticos o mio-aponeuróticos mediante unos “ganchos” aplicados sobre la piel.

Los efectos de la Fibrólisis Instrumental son:

  • Mecánicos: sobre adherencias fibrosas y/o corpúsculos fibrosos producidos por depósitos úricos o cálcicos que se localizan preferentemente allí donde existen estancamientos venosos o periarticulares; liberando los tabiques inter-intramusculares. La finalidad de su fibrólisis (“rotura”) es mejorar el movimiento de los distintos planos tisulares favoreciendo así su elasticidad.
  • Circulatorios: mediante liberación de histamina.
  • Reflejo: acción local refleja por estimulación de receptores nerviosos, por inhibición de puntos reflejos (Knapp, Jones…).

Es una terapia principalmente indicada:

  • Adherencias consecutivas a un traumatismo o a una intervención quirúrgica.
  • Procesos inflamatorios o degenerativos de estructuras musculoesqueléticas: tendinosis, pubalgias, fascitis plantar, periostitis, etc.
  • Neuralgias consecutivas a una irritación mecánica de los nervios periféricos: neuralgia de Arnold, ciatalgia, neuralgia cérvico-braquial e intercostal; atrapamiento de troncos nerviosos periféricos.
  • Tratamiento de los síndromes tróficos de las extremidades, síndromes compartimentales, etc.

MASAJE Y TÉCNICAS MIOFASCIALES

Aquí quedan englobadas todas las técnicas donde utilizamos nuestras manos como herramientas terapéuticas:

El masaje es, probablemente, la herramienta terapéutica más antigua que el ser humano utilizó para proporcionarse un recurso natural contra el dolor. Es una forma de manipulación de las capas superficiales y profundas del cuerpo utilizando movimiento, presión, fricción… con el objetivo de mejorar sus funciones y movilidad, ayudar en procesos de curación, disminuir la actividad de los músculos y promover la relajación y el bienestar. Existen diversos tipos de masaje en el ámbito sanitario, aunque los más conocidos sean los masajes terapéuticos y deportivos.

La Terapia Miofascial de Pilat, es una rama de la fisioterapia dirigida al tratamiento manual de los desórdenes más comunes que afectan al aparato locomotor como consecuencia de diferentes tipos de traumatismos (fracturas, esguinces, torceduras, golpes, etc., que producen dolorosas e limitantes cicatrices internas o externas limitando el movimiento y produciendo dolor), como también a raíz de los cambios relacionados con el proceso reumático, artrítico o artrósico que afecta el funcionamiento de la columna vertebral, las rodillas, los hombros y otras articulaciones del cuerpo. En el proceso del tratamiento, el fisioterapeuta utiliza suaves estiramientos, presiones sostenidas y un posicionamiento especial para lograr cambios en el desenvolvimiento mecánico del cuerpo y así aliviar el dolor como también recuperar la alterada función corporal. Los tratamientos son individuales.

Las típicas dolencias tratadas exitosamente con las Técnicas Miofasciales son: lumbalgias, cervicalgias, dorsalgias, hombros dolorosos, cefaleas, síndrome de la fatiga crónica, problemas menstruales, codo de tenista, secuelas del latigazo cervical, síndrome del túnel del carpo y escoliosis. Es también un tratamiento complementario dentro del tratamiento de la fibromialgia.

www.tupimek.com

MANIPULACIÓN DE LA FASCIA SEGÚN STECCO

La fascia es muy extensa, y por tanto sería muy difícil trabajar sobre toda su superficie. La localización de puntos precisos o zonas clave facilita su manipulación y permite que sea más efectiva. Un análisis apropiado de las conexiones miofasciales, basado en la comprensión de la anatomía fascial, nos da indicaciones sobre dónde es más apropiado intervenir.

La fricción profunda en estos puntos específicos (CC y CF) pretende restaurar el balance tensional. Cualquier alteración no fisiológica de la fascia profunda puede provocar cambios tensionales a lo largo de una determinada secuencia, provocando una activación incorrecta de los receptores nerviosos, movimientos incoordinados y, como consecuencia, aferencias nociceptivas. A lo largo de una secuencia miofascial puede extenderse una tensión compensatoria, por lo que esta continuidad miofascial puede estar relacionada con dolores referidos a lo largo de una extremidad o a distancia, incluso sin que exista alteración de una raíz nerviosa. En la práctica clínica son comunes casos de ciatalgia y de cervicobraquialgia sin irritaciones detectables de ninguna raíz nerviosa (8).

Esta técnica permite a los terapeutas trabajar a distancia del lugar doloroso, que a menudo está inflamado a causa de tensiones no fisiológicas. Para cada UMF se ha indicado un área donde se siente con frecuencia el dolor, llamada Centro de Percepción (CP). De hecho, es importante poner atención en la causa del dolor, regresando al origen de esta tensión anómala, es decir, a los CC y CF localizados en la fascia profunda.

www.fascialmanipulation.com

MÉTODO MCKENZIE

El Método McKenzie® de Diagnóstico y Terapia Mecánica® (MDT) es un método reconocido internacionalmente de evaluación y tratamiento para la columna y las extremidades desarrollado en Nueva Zelanda por el fisioterapeuta Robin McKenzie. Ha sido utilizado en todo el mundo durante más de 30 años.

Los fisioterapeutas MDT están formados para evaluar y diagnosticar cualquier problema a nivel músculo-esquelético. Si existe un problema  en la columna, articulación o músculo, la evaluación MDT va a ser apropiada.

MDT es una filosofía que involucra y educa al paciente de una forma activa que se utiliza por terapeutas y pacientes de todo el mundo para patologías de espalda, cuello y extremidades. Este abordaje sigue siendo uno de los métodos que dispone de la mayor evidencia científica.

Uno de los puntos clave es la evaluación inicial, pues es una manera segura y fiable de llegar a un diagnóstico preciso lo que nos permite diseñar un plan de tratamiento apropiado. Muchas veces, las pruebas diagnósticas caras (resonancias, etc), no son necesarias. Fisioterapeutas certificados en MDT son capaces de determinar de una manera rápida si el método será efectivo para el paciente o, por el contrario, deben ser derivados a otro tipo de tratamientos.

Usando la información de la evaluación, si el fisioterapeuta lo encuentra adecuado, prescribirá unos ejercicios específicos y aconsejará determinadas posturas que se deben adoptar y otras que se deben evitar. Si el problema o patología tiene una presentación mecánica más compleja, un terapeuta Acreditado en el Método McKenzie puede aplicar técnicas manuales ‘avanzadas’ hasta que el paciente sea capaz de autotratarse a través de ejercicios específicos y con la corrección de la postura. El objetivo es solucionar el problema lo antes posible con el mínimo número de sesiones en la clínica. El tratamiento prescrito se debe realizar en casa cinco o seis veces al día, así se obtiene un resultado mucho más efectivo que con el tratamiento convencional de fisioterapia. Normalmente se realizan una o dos sesiones a la semana. Lo importante es que el paciente se involucre en el tratamiento de una forma activa, pues permitirá que se recupere de sus dolencias más rápidamente. Se ha comprobado que con este método la mayoría de los pacientes puede autotratarse con éxito si se les da las herramientas y conocimientos necesarios para poder hacerlo.

www.mckenzieinstitute.org

VENDAJE MCCONNELL

El concepto desarrollado por la fisioterapeuta australiana Jenny McConnell se basa en la comprensión de la influencia de la postura en las actividades dinámicas, como factor causante de síntomas musculoesqueléticos. Las técnicas utilizadas según este método persiguen el beneficio de los efectos de la descarga de los tejidos blandos para disminuir el dolor y optimizar los efectos del tratamiento. La evidencia científica respalda especialmente las aplicaciones destinadas al síndrome fémoro-patelar y los vendajes para la inestabilidad del hombro.

VENDAJE FUNCIONAL

El vendaje funcional es un vendaje de contención dinámica que utiliza vendas adhesivas inextensibles y/o elásticas con el fin de proteger determinadas estructuras musculotendinosas y capsuloligamentosas frente a traumatismos potenciales, limitando la movilidad articular relacionada con la lesión. El vendaje funcional protege, apoya y descarga selectivamente partes en peligro, lesionadas o alteradas de una unidad funcional, permite la carga funcional en el rango de movimiento libre y evita movimientos extremos. El vendaje funcional asegura una estabilidad máxima con una movilidad relativa.

KINESIOTAPING

El kinesiotaping, o vendaje neuromiofascial, es una técnica de reciente implantación en el mundo de la fisioterapia en España, conocidas por las llamativas tiras de colores. Su extendida utilización por deportistas de las diferentes disciplinas ha despertado el interés en nuestros pacientes. Lo cierto es que las aplicaciones de esta técnica van más allá del deporte y son muchos los efectos fisiológicos que producen:

•Normalización de la función muscular, mejorando el control motor y equilibrando el tono muscular.

•Mejora de la circulación linfática y sanguínea.

•Reducción del dolor.

•Corrección del mal alineamiento articular.

VENDAJE COMPRESIVO

Los vendajes compresivos tienen un efecto fundamentalmente circulatorio y antiedema.